🎮 + 👾 + 🕹+ ❤️

Cuando una franquicia es exitosa, los ejecutivos buscan una forma de hacerla más rentable, sacar dinero y aprovechar toda la mercancía que se pueda generar, incluyendo videojuegos.

Al tratarse de un videojuego y los costes que tiene el mismo, los estudios contratan equipos de desarrollo pequeños y le dan los derechos para que hagan un producto sobre su marca, solo que no termina siendo el producto esperado y los fanáticos terminan más aburridos que un mono en un bonsái.

Queriendo cambiar eso, Universal arregló con Microsoft para hacer una expansión de Forza Horizon en el universo de Toretto y compañía, que usaría la misma localización del juego para que los jugadores pudieran experimentar la velocidad de la saga cinematográfica. Esta expansión se llamó Forza Horizon 2 Presents Fast & Furious, y aquí te contaremos sobre ella.

Como inicia toda carrera en Forza Horizon, aquí empezamos corriendo comunicados con buen conocido de la franquicia de Fast & Furious, quien nos comenta que debemos ayudarlo a recuperar ciertos autos que pertenecen a su grupo y deben ser enviados a sus respectivos dueños, por lo que tendremos que competir en diferentes pistas y hacer uso de estos vehículos para ser los mejores de la carretera.

Cada uno de los automóviles tiene especificaciones técnicas muy similares a las vistas en las películas, haciendo que el jugador sienta de primera mano lo que se supone que debe sentir cada conductor al momento de poner las manos sobre el volante de cada máquina, incluyendo el nitroso, que aquí se siente espectacular.

Conforme vamos avanzando, el juego va desbloqueando algunas actividades ya vistas en FH2, lo que hace que la experiencia se sienta un tanto repetitiva y limitada, como sucedió con la última película de la franquicia, haciendo que las seis horas de duración se puedan soportar mientras se termina la aventura, que tiene una secuencia de cierre increíble.

Entre todo el material que ha salido de Rapido y Furioso en el gaming, tanto licenciado como inspirado, Forza Horizon 2 Presents Fast & Furious es el más decente y por consiguiente el mejor, porque sobre un campo de simulación real, la experiencia de velocidad que puede ofrecer cada uno de los autos vistos en las cintas, haciendo que se rompa la cuarta pared entre la expectativa y la realidad.

Lo malo del asunto, es que los vehículos no pueden ser modificados y, cuando acabas todo, no hay nada más que hacer, lo que hace que el contenido se sienta interesante pero corto a lo que podía ofrecer en todos los sentidos, siendo un pasabocas entretenido y cumplidor, más no algo que te vaya a llenar.

Lo bueno de esto, es que Microsoft vio que esta franquicia tenia mucho por explotar y por ello se arriesgo en Forza Horizon 3, llevando el juego a un nuevo territorio y al punto, en que los sueños de los niños se hacen realidad, de lo que hablaremos en otro artículo.