Forza Horizon 2: Europa a toda velocidad

Forza Horizon 2: Europa a toda velocidad

Forza Horizon se convirtió en un éxito y, con la llegada de las nuevas consolas, Microsoft quería ir un poco más allá con la nueva franquicia y mostrar el potencial que tenía la Xbox One.

Playground Games y Turn 10 decidieron arriesgar un poco más de lo que la compañía de Bill Gates quería, haciendo que el juego conservará más la estructura de Forza y que los escenarios se volvieran algo más natural, haciendo que Forza Horizon 2 fuera la obra que conocemos.

forza-horizon-2--2-

Cambiando el panorama, el festival Horizon se trasladó a Europa y llevó la competencia a un nuevo nivel, donde los mejores corredores del mundo se dan cita para ver quien es el habilidoso de todos ellos.

Aquí el jugador llega siendo un participante más, quien al igual que en la competencia pasada, deberá mostrar de qué está hecho y hacerse con el trofeo del campeonato, por lo que deberá ganar una infinidad de carreras para escalar posiciones y llegar a la final.

Para motivar el evento, los organizadores han agregado diferentes tipos de actividades, que van más allá de correr rápido contra un punto, haciendo diferentes pruebas de vehículos y habilidad, ampliando la gama de cosas por hacer y para retarse a sí mismo.

Uno de los principales cambios que se dio acá, es el cambio en la vibración del control, que ya no se sentía por todo el mando, sino se enfocaba sobre los gatillos, haciendo que el acelerar tuviera una sensación diferente al frenado, haciendo que el vehículo ofreciera una experiencia sin igual a nivel de consola.

Por otra parte, el numero de carreras disponibles sufrió una caída interesante, bajando de 700 a 480, haciendo que el terreno ofreciera mayor calidad de disputas y que el jugador tuviera un reto superior en cada una de ellas, lo que hizo que el título se sintiera más competitivo en el modo de un jugador, pues el multijugador estaba más enfocado en retar amigos y ganar pasta.

forza-horizon-2--1-

Lo más cautivador de Forza Horizon 2 es el potencial visual que tiene la estructura de juego, ofreciendo un panorama muy realista y que supera a muchos videojuegos de la competencia, siendo una experiencia que te puede hacer olvidar del mundo mientras corres junto al mar y aceleras para ganar.

Cada auto está hecho a detalle y se aleja de la expectativa del título anterior, que te quería mostrar como el competidor más veloz de Estados Unidos, porque aquí no importa tanto el destino sino el viaje, lo que hace que cada carrera te sirva más para tener el garaje de tus sueños y vivir tus anhelos de velocidad; algo que fue bien aprovechado para una expansión que nadie pensó y que te convertiría en conductor de Rápido y Furioso.