🎮 + 👾 + 🕹+ ❤️

Luego de la actualización 8.10 que introdujo el nuevo vehículo en forma de bola de hamster, la versión de Fortnite para Nintendo Switch se ha quedado sin el emparejamiento con PS4 y Xbox One, haciendo que los jugadores de la consola de Nintendo solo puedan jugar con las contrapartes de versiones móviles. Esta actualización también ha hecho que las versiones de PS4 y Xbox One tengan habilitada la opción de crossplay entre ellas por defecto.

Este cambio se podría deber a que el juego en móviles corre a 30 FPS, como la versión de Switch, mientras que en máquinas más potentes tendría una tasa de 60 FPS. Esto haría que la versión de menos fotogramas presentará ciertas debilidades en cuanto a velocidad de disparo y de movimiento, siendo una desventaja para los jugadores.

Se desconoce si próximamente volverá el apartado con una futura actualización o si el cambio se mantendrá mientras el título trata de levantarse del duro golpe propinado por Apex Legends.