🎮 + 👾 + 🕹+ ❤️

Los juegos AAA, con sus enormes mundos abiertos y cientos de actividades secundarias, dominan el mercado y son los que generalmente reciben más premios a fin de año, y eso está bien, pero no necesariamente representan la gran variedad de ideas que existen en el mundo de los videojuegos, y uno de los aspectos más opacado es la simplicidad.

En Ape Out eres un gorila que se ha salido de su jaula e intenta escapar. La acción con vista superior es frenética y fluida, la ubicación de los enemigos es aleatoria y los niveles son generados proceduralmente, pero con cierta coherencia. Tenemos dos botones, uno para agarrar a los enemigos y otro para lanzarlos. Agarrarlos causa que disparen automáticamente, y lanzarlos contra una pared u otro enemigo suele eliminarlos de inmediato, y eso es todo lo que necesitas saber.

Pero el juego ofrece ciertos aspectos que elevan la experiencia. Por un lado está el aspecto visual, es bastante simple al igual que la jugabilidad, pero ayuda a diferenciar fácilmente los diferentes enemigos así como los caminos, además, esa mezcla de acuarela con tiza le da un aspecto realmente único.

Pero lo que realmente me capturó con este simple juego, fue la música. Existe una base de batería de jazz acompañándote en cada nivel, y esta aumenta en intensidad a medida que pasas cada uno de los niveles, además, reacciona a tus acciones en el juego, cada golpe, cada enemigo lanzado, se convierte en un golpe más fuerte en la batería, sobretodo en los platillos, lo que aumenta las ganas de no ocultarse en los niveles, sino de acabar rápidamente con los enemigos, de intentar realizar combos.

Ape Out es simple y original desde el momento en que lo empiezas a jugar, no existen diálogos que seguir, ni un innecesario tutorial, pero es justamente eso lo que hace sentir como un juego perfectamente enfocado y que lo hace destacarse, así sea un poco, de tantos juegos complejos.